Lo que aquí presentamos está tomado del folleto
"Perfil Humano - Espiritual" emitido por
el Secretariado de Espiritualidad de Nuestra Congregación.


El perfil humano - espiritual de una Hermana Agustina Recoleta no se concibe como algo logrado, sino como una camino a seguir plasmado en la tradición, en las enseñanzas y ejemplos de nuestra Madre fundadora y en los documentos escritos que rige nuestra Congregación.

PERFIL HUMANO

1. Identificada con su ser de mujer
Se siente realizada viviendo y valorando su femineidad y sus capacidades como tal. Todo lo cual genera un equilibrio emocional que se traduce en una conducta digna.


2. Profundo sentido de la maternidad espiritual
Dentro del plan de Dios la maternidad es la esencia misma de la mujer, llamada a prolongar la vida que, en su caso, se eleva por la alianza con el Señor a una maternidad espiritual en la Iglesia.

3. Ordenada en sus amores
Su plena fidelidad a Cristo en el amor la conduce a la libertad interior que excluye ataduras, esclavitudes o idolatrías. "Mi amor es mi peso. Por él voy llevado donde quiera que voy" (San Agustín)

4. Sencilla y acogedora
Se acepta a sí misma y se manifiesta como tal sin máscaras ni complicaciones y desde su propia realidad, sabe acoger a los otros con respeto.

5. Responsable y trabajadora
Sabe responder oportunamente a los compromisos y exigencias de su vida y su quehacer, y aprecia el trabajo "como parte de la obra redentora de Cristo que lo elevó a una eminente dignidad trabajando con sus propias manos en nazareth" (Const. 23). "No busca los propios intereses sino que antepone las cosas de la Comunidad a las propias" (Regla Cap. V No. 2)

6. Bien educada
"Se abstiene de proferir palabras duras e hiriente, y si alguna vez se le deslizan no se avergüenza de pedir pedón" (Regla cap. VI. No. 3), evita las discusiones inútiles" (Regla Cap. VI No.1) respetando opiniones ajenas.
Al andar, al hablar y en todos sus movimientos se comporta según lo exige su condición. Sin caer en exageraciones es cuidadosa de su buena persentación personal.

7. Amante de la verdad
Quien ama la verdad es humilde, recto, sincero y justo; "Ama a los hombres pero combate sus errores" ( Con. Lit. 1,29-31 S. A.) "Sin la verdad nadie puede juzgar rectamente"(De Lib. arb. 2,12,33 S.A.)

8. Alegre y abierta a la convivencia
Vive la alegría como fruto de una mente y un corazón sanos, lo cual facilita las relaciones interpersonales.

9. Bondadosa de corazón y noble de sentimientos
Es sencible y comprensiva ante las necesidades de los otros, sin acepción de personas.

10. Colaboradora y servicial
olvidándose de sí misma trata de asumir la actitud de María en las Bodas de Caná: atenta, diligente y solidaria.



PERFIL ESPIRITUAL


1. Mujer de fe
por la fe posee una visión sobrenatural de toda realidad que le permite asumirla y valorarla como expresión de la adhesión total de su ser a Dios como respuesta.

2.Centrada en Cristo
Busca el significado auténtico de su vida religiosa en el santo evangelio, en las palabras y ejemplos de jesucristo. por ser "del Corazón de Jesús en él pondrá su amor, buscará en él su inspiración y su descanso y se considerará muy especialmente obligada a extender su reino de paz y de amor"(Constituciones)

3. Mujer de oración y vida interior
bajo la acción del espíritu Santo fomenta contínuamente la vida de oración e intimidad con Dios "nuestro único amor y única esperanza" (Const. Cap. III No. 34), a quien hemos de buscar sobre todas las cosas como lo absolutamente necesario.

4. Amante del fecundo silencio del espíritu
Llamada a la santidad, acoge y cultiva en el silencio de la adoración, la infinita trascendencia de Dios que penetra la vida, la oración y el compromiso, todo lo cual comporta una gran fidelidad.

5. Identificada con la Eucaristía
El amor a la Eucaristía "no debe tener límites en su corazón el cual debe abrasarse en ese fuego divino que arde sin jamás consumirse" (Const. cap. II No.35) y que se expresa en la comunión fraterna.

6. Caritativa (amor oblativo)
Consciente de la supremacía de la virtud de la caridad como esencia del cristianismo y característica de la familia agustiniana, la tendrá como "norte que ha de guiar y animar toda su vida" (Espiritualidad de la beata María de san José), la cual ha de alimentarse principalmente de la sagrada Eucaristía. "Hostia con la Hostia".

7. Fraterna y con capacidad de perdón y misericordia
El sentirse hija de Dios, la conduce a reconocer a sus prójimos como hermanos, y como ellos necestada del perdón y la misericordia divina, por tanto particularmente llamada a ser testigo y apóstol de esa misericordia.

8. Humilde
Consciente de su pequeñez como criatura dependiente de dios de quien recibe todos los bienes, hace vida la invitación de Jesús: "aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis reposo para vuestras almas". (Mt. 11,29)

9. Con espíritu de pobre y al servicio de los pobres
Asume la pobreza religiosa como una participación en la pobreza de Cristo nuestro Señor, la cual "facilita la libertad interior, la elevación del alma a las realidaddes espirituales y la generosa disponibilidad al Creador, bien sumo del hombre y alegía de su corazón" (Const. Cap. II No 20). El seguimiento de Cristo pobre impulsa a servir a sus hermanos más pobres y necesitados con espíritu de humildad.

10. Sacrificada
Como religiosa que ha establecido una alianza privilegiada con el redentor del mundo, está llamada a la perfección del amor imitándolo a Él que se entregó por todos en oblación y sacrificio, cuyo buen olor sube a Dios

11. Hija fiel de María Santísima
"Eleva sus ojos a María, la madre del Señor que resplandece como modelo de virginidad consagrada espiritualmente fecunda, de vida pobre y desprendida en perfecta adhesión a la voluntad divina" (Const. Cap. II No.14)