SAN AGUSTÍN



El águila de Hipona, el del corazón inquieto, el doctor de la gracia... son algunas de las imágenes con que designamos a Agustín, el buscador incesante de la verdad. En esta sección verás apenas algunas pinceladas de su persona, su Regla de vida que conduce nuestro diario quehacer, enlaces e información de la familia Agustino Recoleta con sus diferentes ramas presentes en el mundo.




"Tarde te amé,
hermosura tan antigua y tan nueva,
tarde te amé!
Y ves que tú estabas dentro de mí y yo fuera,
y por fuera te buscaba;
y deforme como era,
me lanzaba sobre estas cosas hermosas que tú creaste.
Tú estabas conmigo mas yo no lo estaba contigo.
Me retenían lejos de ti aquellas cosas
que, si no estuviesen en ti, no serían.
Llamaste y clamaste, y rompiste mi sordera:
brillaste y resplandeciste, y fugaste mi ceguera;
exhalaste tu perfume y respiré,
y suspiro por ti;
gusté de ti, y siento hambre y sed;
me tocaste y me abrasé en tu paz."
             San Agustín...
...el del corazón inquieto
(Confesiones 10,26,37)


Oh Padre Nuestro San Agustín,
nosotras nos acogemos bajo tu paternal protección
y te suplicamos humildemente,
nos alcances de Dios un gran aborrecimiento al pecado,
un deseo vivo y constante en la perfección,
el verdadero espíritu de tus santas reglas y constituciones.
Alcánzanos la perseverancia en nuestra vocación
y todas las gracias que necesitamos para hacernos dignas hijas tuyas.
Comunícanos ese ardiente amor de Dios que inflamó tu corazón
y haznos humildes como tú lo fuiste.
Vela por tus hijas y envíanos tu bendición para que,
imitando tus virtudes acá en la tierra,
tengamos después de dicha de estar en tu compañía
por toda una eternidad en el cielo.
Así sea.
(Oración que rezamos diariamente en Comunidad)