Triduo (día 2do) 

Beata María de San José

 

Oración inicial:


Oh Padre amorosísimo, que nos has dado a tu Hijo para el perdón de los pecados y para nuestra salvación, me arrepiento sinceramente de haberte ofendido; te pido perdón en nombre de tu divino Hijo y prometo firmemente no apartarme jamás de Ti. Recordando las virtudes de la Beata María de San José, quiero, como ella, vivir las exigencias del bautismo. Por su intercesión te ruego me concedas la gracia especial que te pido en este triduo.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Día segundo:


La vida espiritual de la Beata se caracteriza por un amor ilimitado a Cristo Eucaristía, vivido y practicado con espíritu de reparación e inmolación. "En la Eucaristía está mi tesoro y allí está mi corazón". De ella sacará fuerzas para su vida de entrega a los demás. Niña todavía, al recibir a Jesús en la primera comunión, consagra a Él su virginidad: quiere ser toda de Jesús ya que Jesús es todo para ella. La Misa y la comunión son la vida de su alma: "Prefiero todas las amarguras de la vida antes que pasar un día sin recibirte". Ante el tabernáculo pasaba horas y horas en íntimo coloquio con su esposo: "Quisiera detener el tiempo que con tanta rapidez pasa en la adorable presencia de mi amado".
Haz que logremos, Beata María de san José, un amor ardentísimo a Jesús Eucaristía que anime y dé sentido a toda nuestra vida.
(Pídase la gracia especial).

Padre Nuestro, avemaría y gloria.
Beata María de San José, ruega por nosotros.


Oración final:


Dios omnipotente y eterno que nos has dado en la Beata María de San José un modelo de amor a los huérfanos y ancianos abandonados, haz que siguiendo su ejemplo, reconozcamos en los pobres y marginados a tu Hijo Jesucristo y logremos servirle con el mismo amor con que ella les sirvió.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.