Novena (día 6to)

Beata María de San José

 

Oración inicial:


Padre infinitamente misericordioso y providente, que derramas los dones de tu Espíritu sobre aquellos que te buscan con sincero corazón, te alabamos, te bendecimos, te adoramos y te ofrecemos esta novena a fin de que por intercesión de la beata María de san José nos concedas la gracia que te pedimos, si es para tu mayor gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Día sexto:


6. LA VIRTUD DE LA CONFIANZA

Siempre que el hombre o la mujer experimenta la gloria de Dios, se da cuenta también de su pequeñez (Juan Pablo II). Mientras más pequeña se reconoce la Madre María, más segura está de dios, más confía en su divina providencia, en su amor infinito y misericordioso. Vive la deliciosa y reconfortante experiencia de quien se apoya en dios."Mientras más me niegas lo que te pido, más confío en ti". La confianza en dios, lejos de producir en ella una actitud pasiva, la impulsa a realizar no pocas veces con dolor y coraje, lo que previamente ha orado y asumido como voluntad de dios. De ahí que su talla espiritual corresponda a la "mujer fuerte" de la Biblia. "Dichosos los que confían en el Señor, son como árbol plantado junto a corrientes de agua fresca". (Salmo1) (Pídase la gracia especial).

Oración final:


Te damos gracias, Señor, por el infinito amor con que nos amas, por tus constantes dones y gracias, especialmente por el don de la fe, el don de tu espíritu, el de la Eucaristía y el de tu Santísima Madre.

Jaculatoria:

Madre María de san José, bendícenos y acompáñanos.