Novena (día 5to) 

Beata María de San José

 

Oración inicial:


Padre infinitamente misericordioso y providente, que derramas los dones de tu Espíritu sobre aquellos que te buscan con sincero corazón, te alabamos, te bendecimos, te adoramos y te ofrecemos esta novena a fin de que por intercesión de la beata María de san José nos concedas la gracia que te pedimos, si es para tu mayor gloria. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.


Día quinto:


5. EL AMOR A LA CRUZ

Fue una de sus características distintivas. "Si amara las cruces, escribía, como amo las de madera". Su espiritualidad se resume en esta frase:"Quiero que mi vida se deslice entre el calvario y el altar, la cruz y la eucaristía". ¡Cuántas veces habla de la cruz como único camino para ir al cielo, a esa patria amada y esperada! "Sólo Dios sabe cuánto sufro, pero no es sufrir lo que tiene mérito, sino el saber sufrir". ¿Su inspiración y su modelo? Su esposo crucificado. "El ardiente deseo de vivir una vida humilde y crucificada hace adelantar mucho en el camino de la perfección",; es decir, de la santidad; aseguraba, porque Jesús dice: "El que quiera seguirme, que tome su cruz cada día y me siga". La cruz es un paso para la glorificación. ¿Uno mis penas, dolores y enfermedades a las de Cristo? (Pídase la gracia especial).

Oración final:


Te damos gracias, Señor, por el infinito amor con que nos amas, por tus constantes dones y gracias, especialmente por el don de la fe, el don de tu espíritu, el de la Eucaristía y el de tu Santísima Madre.

Jaculatoria:

Madre María de san José, bendícenos y acompáñanos.