FELICITACIÓN DE SU MAMÁ
EN OCASIÓN DE LA PROFESIÓN PERPETUA

(Tomado del Summarium de POSITIO SUPER VIRTUTIBUS. Roma, 1990)



     (Por la carta que se sigue se puede ver la finura espiritual de la madre de la Sierva de Dios y de su hermana Clemencia, que también la felicita. Puede deducirse también que tanto la madre como la hermana tenían cierta cultura).



Hermana María:

     El voto que hoy pronunciarás te arrancará de mis brazos, pero te elevará al cielo en donde hallarás el premio que merecen tus virtudes. Yo, como madre, lanzaré un ¡ay! de dolor y elevaré al Eterno una plegaria para que el Espíritu Santo te ilumine con el don de la fortaleza de modo que sigas con seguro paso la escabrosa senda que te has trazado, pero donde hallarás la verdadera felicidad... Mis felicitaciones para el digno párroco que tan dignamente regenta el hospicio y te ha conducido al jardín donde florecen las perfumadas flores de la fe, la esperanza y la caridad.

Margarita de Alvarado.
Septiembre 13 de 1903





(Felicitación de su hermana Clemencia en el día de la profesión).




Hermana María:

     Este es un gran día para ti; por tanto recibe mis parabienes, y me felicito porque sigues impertérrita por el camino de la virtud, en donde hallarás siempre la paz del alma y la tranquilidad del espíritu aquí en la tierra y allá... en el cielo la justa corona que ciñe el Esposos a las sienes de los justos.

Clemencia.- Septiembre 13 de 1903