Síntesis de sus virtudes




     = Extraordinaria capacidad de organización y realización.
     = La humanidad personificada en un continente de modestia corporal y espiritual.
     = Permanente apertura a Dios, desde la conciencia absoluta de su nada. Interioridad y trascendencia.
     = Contemplativa y activa; divina y humana.
     = Simplicidad evangélica. Sencillez radiante, que sabía ocultar los grandes dones.
     = Familiaridad con el universo espiritual, cuyo sol era la divina Eucaristía.
     = Conciencia gozosa de su consagración a Dios como ESPOSA. Fidelidad constante.
     = Espíritu de austeridad, de sacrificio y de trabajo. AYUNO perpetuo.
     = Silencio y ponderación. Prudencia.
     = Tenacidad admirable en su propósito de santidad.
     = Vida teologal. Continua aspiración al cielo, a la posesión de Dios.
     = Fortaleza en las dificultades y tentaciones, factor notable en su vida.
     = Amor filial y obediencia a la Iglesia y a sus ministros, al Santo Padre.
     = Bases de su espiritualidad: el bautismo y la eucaristía.
     = Caridad indiscriminada, extremada con los más pobres y necesitados.
     = Gozo espiritual, paciencia y paz.
     = Identificación con la divina Eucaristía: ofrenda de su vida por los pecadores, por Venezuela, por la Iglesia.
     = Dones especiales y fenómenos místicos desde su juventud.
     = Femenina y enérgica; delicada, pulcra y ordenada.
     = Espíritu de piedad. Amor filial a la Stma. Virgen y a los santos.
     = Su persona hacía presente a Dios en la tierra.
     = Ya en vida, la gente la veneraba como santa.