ANÉCDOTAS DE SU MADUREZ


Se sabe que gozaba de algunos dones extraordinarios. Refería L Hermana Inés, de las más antiguas, que un día salió un grupo de Hermanas de paseo con nuestro fundador, y junto a una corriente de agua, le formularon ciertos planteamientos de nuestra Madre María. Una de las Hermanas que no quiso intervenir en la conversación, prefirió entretenerse dejando deslizar una pajita en el agua. Al regresar de la excursión, nuestra Madre la llamó y confidencialmente le contó que había presenciado y escuchado todo desde su oficina del asilo en Maracay. Y ¿qué hacía usted?, le preguntó, ¿jugaba con el agua? La Hermana no salía de su perplejidad.

#########################


El 13 de noviembre de 1915 escribe a una autoridad eclesiástica (Delegado de Roma)
"yo no me explico por qué un sacerdote dice que no tenemos ningún mérito aunque hagamos muchos sacrificios porque no está aprobada nuestra Congregación. Dios nuestro Señor ha prometido no dejar sin recompensa ni un vaso de agua dado en su nombre, ¿cómo va a ver con indiferencia nuestros servicios? En fin, no servimos a Dios por temor al infierno, ni por la esperanza del cielo, sólo porque queremos consagrarnos a su servicio. Él hará lo demás... Y en fin, Excelentísimo Señor Delegado, si nuestra pobre Congregación no puede ser aprobada ni aún diocesana, seguiremos trabajando en el servicio de Dios toda nuestra vida".

#########################


Escribí a la Madre María, manifestándole mi deseo de ingresar, con el inconveniente de mi color muy trigueño. Ella pronto me respondió:
A Dios nada le importa el color. Lo necesario es el verdadero deseo de servirle.

#########################


En Coro, Estado falcón, funcionaron cinco instituciones benéficas de las agustinas recoletas. De allí ingresó un grupo de notables vocaciones para la Congregación, entre ellas la Hermana María Luisa (Rita Smith), quien durante largos años ejerció funciones de Delegada de nuestra fundadora, con la consiguiente autoridad sobre aquellas casas.
En 1916 una jovencita de nombre Eleiza Hidalgo, está decidida a entrar como religiosa en la Congregación. La superiora de la casa respectiva, antes de llevarla a Maracay, le imparte todas las recomendaciones, cómo debe comportarse, el trato a la madre fundadora, modales. Salen de viaje hacia Maracay, superiora y aspirante. Al pasar por la Vela de Coro, Eleiza siente la tentación de regresarse; pero reacciona con un refrán de su gente."chivo que se devuelve, se desnuca" Y continuaron. Al llegar a la meta y ante la presencia de la Madre, olvidando todas las recomendaciones, lo primero que se le ocurre a Eleiza es sentarse sobre las piernas de la Madre María.
Ya anciana, Eleiza que en religión llevó el nombre de Casta María, al recordar este episodio de su ingreso, complacida repetía:
-Y nuestra Madre, "risa, que se moría..."
Fue la Hermana casta, quien desde esa fecha se ofreció para atender personalmente a nuestra Madre, particularmente en la alimentación, servicio que realizó a cabalidad hasta el fallecimiento de nuestra fundadora en 1967.

#########################


La Hermana María de Lourdes De Lima, cuyo ingreso se registra en 1916, contaba a las niñas del asilo en Maracay que en una oportunidad fue a llevarle café a nuestra Madre; ella tomó la taza y al llevársela a los labios, quedó como estática. La Hermana asustada, la llamaba. Al volver en sí, le dijo:
-Vi un convento con muchas religiosas que paseaban por el claustro. Años después la Madre comentaba este hecho con extrañeza, pues no comprendía lo sucedido. En otras oportunidades preguntaba: -¿No sienten un fuerte olor a rosas? ¡Qué fragancia!

#########################


Llegué al asilo en 1926. Mi madre se hallaba gravemente enferma de tuberculosis en Los Teques y mi padre era funcionario militar. Al cabo de dos años murió mi madre; contaba yo 8 años.
"Mamaíta", me levantó, me sentó sobre sus piernas, y abrazándome, lloraba. Al ver sus lágrimas le pregunté inocente:
-Mamaíta, ¿por qué lloras? -Porque tengo una noticia muy triste que darte: tu mamá acaba de morir; pero de hoy en adelante, yo seré tu madre durante toda la vida...
No sucedió como ella esperaba. El sábado 5 de agosto de 1933, cuando la niña cumplía 15 años, la Madre María escribe:
"Hoy vi partir a María Enriqueta después de algunos años en este Asilo. Fue llevada a la casa de su papá. ¡Cuánto sufro al verlas salir de aquí! ¿qué porvenir les espera? ¡Ay, Jesús de mi alma! Esto me atormenta sobremanera.

#########################


Un día estaba yo-refiere Ignacia Herrera- en la huerta del asilo sacudiendo un limoncillo que "Mamaíta" había sembrado. De repente se presentó ella y yo salí corriendo por temor a su reprensión. Era aún una niña. Momentos después recibí los limoncillos que ella, cariñosamente me enviaba.

#########################


Oía decir a las Hermanas ancianas que nuestra Madre tenía el don de bilocación. Y ella misma, la Madre, un día narró el siguiente episodio: Durante sus servicios en el Hospital San José, a media noche debía administrar una pastilla a uno de los pacientes, pero se quedó dormida. Al despertar más tarde, inmediatamente fue a la cama del enfermo con la pastilla; pero para su sorpresa fue a la cama del enfermo con la pastilla; pero para su sorpresa, éste le dijo:
-Ud. Me la trajo en la madrugada.

#########################


.Antiguamente, en las comunidades religiosas se practicaba como ejercicio de humildad, el besar los pies a otra Hermana. Encontrándose nuestra Madre en Ejercicios Espirituales en casa de otras religiosas en Caracas, la Superiora general de aquella comunidad, se levanta de la mesa presta a besar los pies a la Madre fundadora. Pero ésta con la agilidad de un rayo, no halló mejor recurso que deslizarse debajo de la mesa mientras pasaba el "peligro". Este hecho ocurrido en el comedor, provocó la discreta risa de las presentes.

#########################


En otra oportunidad observaron cuando la Madre secundaba feliz el inocente juego de una de las menorcitas que con mímicas, imaginariamente "bañaba" a la Madre sentada en su silla, como si fuese su muñeca. "No te muevas - le decía- quédate así, así"

#########################


Se mostraba muy compasiva con las aspirantes. La señorita Mujica procedente del Llano, se iniciaba en la vida religiosa. En conversación con nuestra madre, le comentó la tradicional costumbre de su familia llanera de gustar un plato de bofe tostado al sol. Al siguiente día, en el comedor, la novicia pudo admirar la delicadeza y caridad de la Madre: un servicio de bofe en su plato, la esperaba.

#########################


Una señorita con vocación religiosa, cuyos padres querían comprometerla en matrimonio con un apreciable caballero, amigo de la familia, decidió fugarse en el tren que iba a Maracay y allí ingresar a la Congregación de la Madre María. El joven esperó hasta el momento de la profesión religiosa de su amada y oportunamente reiteró su proposición mediante una expresiva carta, para la cual exigía nueva respuesta. La Madre María se presentó a la habitación de la novicia carta en mano, y entregándosela se limitó a decirle:
-Ud. Decide
-Yo ya decidí, Madre.
En realidad , la Hermana perseveró en la Congregación hasta la muerte y por su parte, el caballero jamás contrajo matrimonio.

#########################


Cierto día una novicia se encuentra en los pasillos con la Madre María que traía en sus manos un ramillete de flores para el altar. La novicia bromeando le dice:
-Madre, regáleme la rosa...
-¡Qué ocurrencia! Le responde la Madre, en presencia de otras Hermanas. ¡que le regale la flor más bonita! ¿qué se habrá creído?
La novicia avergonzada, se retiró en silencio, y momentos después al entrar en su habitación, ¡qué sorpresa! Allí estaba la rosa en un florerito...

#########################


Cierto día, al entrar una de las Hermanas jóvenes a su oficina, la encontró escribiendo de rodillas. Ante la extrañeza de la juniora, la Madre parcamente le expresó:-Escribo al santo Padre (entonces el Papa Pío XII)

#########################


"No te preocupes porque me escribes con lápiz -manifiesta a una amiga.- Con carbón que escribieras, me agrada siempre recibir tus carticas". Esta "amiga" adolecía de un defecto físico.

#########################


A la misma persona le escribe en otra ocasión :"fui a Coro en avión. ¿Cómo te parece la vieja volando? Aunque ya prometí a mi viejecita que no lo haré más mientras ella viva".

#########################


Un día, al concluir los Ejercicios Espirituales en Maracay, fuimos a dialogar con nuestra Madre María. En aquel ambiente de alegría, nos pregunta: ¿quién quiere visitar la casa de La Victoria? 8muy apreciada por ella: la primera obra). Todas rodeándola dijeron :¡yo! Entonces fue extrayendo de una bolsita las monedas para el pasaje y repartiendo a cada una. Dado mi temperamento, me había quedado apartada y en silencio, lo cual observó y me preguntó: Y Ud. ¡no quiere ir? Sí, le respondí tímidamente. Entonces entregándome el dinero del pasaje, me comentó:
-Tan cerca que está allí su mamá, y ¿no se anima? Almuerce con su mamá y se regresa por la tarde. Y... no sea zoqueta -agregó- porque los zoquetes ¡ni al cielo van!

#########################


Al ser informada sobre la actuación de una de sus religiosas que había abandonado la Congregación, se limitó a comentar: -Se salen para después andar como pajarito sin cola.

#########################


En una situación de angustia a causa de los problemas de personal para las casa, expresó. -cada quien hala la brasa para su sardina y yo me quedo sólo con el agua.

#########################


Se enteró de no sé qué planes para el momento de su muerte (bastante tardía), y replicó: -Esas son tonterías de la Hermana X. ¡Quién sabe donde voy a morir! Y yo no quiero que después de muerta vayan a estarme paseando en carro o en avión. ¡Muchas gracias!

#########################


En la víspera de una Toma de Hábito -que antiguamente eran muy solemnes- la Madre María observó que el cutis de la candidata Dolores estaba lleno de salpullido. Llamándola aparte le dijo: -¡Ay, mijita! Esa cara está muy fea para recibir mañana el hábito. ¡Aplíquese un polvito!, y le obsequió una caja de talco.

#########################


Interna en el Asilo y ya adolescente, me obsequiaron un par de zarcillos. Yo no sabía si podía usarlos y fui directamente a la oficina de "Mamaíta" y le consulté. Ella se sonrió y me dijo: -¿Tú no sabes que una mujer sin zarcillos es como una casa sin ventanas?

#########################


La víspera de su primer cumpleaños después de ingresar, la Hermana X dice a nuestra Madre:
-Mañana es mi cumpleaños. ¡Ah! Responde la Madre, ¿el día de la degollación de san Juan Bautista? De casualidad no le impusieron el nombre de "Degollación". Para reír ambas!

#########################


El día que manifesté a nuestra Madre mi decisión de ser religiosa, la vi llorar. Un poco perpleja, le pregunté:
-¿Y por qué llora, "Mamaíta"?
-Esto es muy grande para mí... Durante mucho tiempo he pedido a Dios esta gracia de verte religiosa antes de mi muerte.
Se trataba de una niña que ella había recibido desde apenas días de nacida.

#########################


En otra oportunidad, en la escuela Madre María ubicada en una barriada de Barquisimeto, Estado Lara, las Hermanas vieron a nuestra Madre en la capilla orando, y según la costumbre, tocaron las campanas; pero cuando fueron a saludarla, ya no estaba. Llamaron a Maracay y allí se encontraba cumpliendo sus deberes.

#########################


De visita en esta misma comunidad, al llegar a la capilla, nuestra Madre se arrodilló ante el Sagrario. Al advertirle que allí no estaba el Santísimo Sacramento porque el padre lo había retirado, insistió que sí estaba. A los pocos momentos llamó el párroco para comunicar a las Hermanas que no había retirado el Santísimo; por lo tanto que le encendieran su lámpara.

IR A ANÉCDOTAS:
 Infancia  Adolescencia  Juventud  Madurez  Ancianidad