ANÉCDOTAS DE SU ANCIANIDAD


Viajaba Con ella una Hermana a Caracas, y ésta con su voz de soprano, comenzó a cantar a la Santísima Virgen un cántico que decía: "Llévame al cielo, Madre, llévame al cielo..." Nuestra madre la interrumpió para decirle con humor: -Ahorita no, mija, ahorita no; ¡espere que lleguemos!

#########################

Durante una de sus enfermedades, vi cuando se "escapó" de su habitación contigua a la capilla y caminando despacito apoyándose en la pared, se dirigió a la capilla para orar y ver cómo estaba nuestro Señor Sacramentado.

#########################

Toda mi vida he conservado en el recuerdo un rasgo de la gran bondad y comprensión de nuestra madre María: Ingresé a los 15 años de edad, de forma que me confundieron con una de las niñas y me enviaron al internado. Al rato, nuestra Madre me manda llamar y su saludo fue: -¿Tú eres la barquisimetana? ¿estás triste? ¿cómo que quieres regresarte...? Y extendiendo sus brazos, me dijo con ternura: -Has dejado una madre, sí, pero aquí tienes otra, y me abrazó.

#########################

"Me alegro les haya gustado el jueguito -escribe a una familia de España que había hospedado a sus agustinas con gran afecto- y de que haya quedado a la medida; aunque es de muy poca monta, pero lleva todo el cariño y agradecimiento de esta VIEJA RELIGIOSA DEL SIGLO DIECINUEVE"

#########################

Para entonces El Limón era un sector sub-urbano, con grandes extensiones de gramalote. En el transcurso de la construcción nuestra Madre nos visitaba con frecuencia; le encantaba pasar allí sus ratos; y a sus 80 años de edad, cuando llegó el momento de plantar, ella misma, sentada en su sillita dirigía la siembra.

#########################

Era yo estudiante en el colegio Inmaculada de Maracay y me enviaban a colaborar con nuestra Madre en la elaboración de Hostias. Cuando estaba de pie, tenía la costumbre de colocarme las manos sobre la cintura. Un día, nuestra Madre me dijo: -¡ Ay, hija! No se pare como una jarra!

#########################

Después del Concilio vaticano II, la Iglesia exigió ciertas adaptaciones. La nueva superiora general, propuso entre otras, algunas modificaciones relativas al hábito religioso, por ejemplo el cambio del crucifijo. La primera que quiso usarlo fue la Madre fundadora, expresando con ello su aceptación, y agregó con sencillez:
-Si me ordenasen vestir el hábito azul o de otro color, gustosa obedecería.

#########################

Era detallista y le gustaba tomar nota de fechas de cumpleaños, de fallecimiento de seres queridos, etc. Me sorprendió gratamente encontrar dentro de uno de sus devocionarios un pequeño recorte de papel con la siguiente nota:
-El primer jazmín de la matica abrió el 8 de julio de 1962.
Todo escrito en letra mayúscula porque su visión estaba ya muy limitada.
Quizás se trate del jazmín que sembró en la casa noviciado de Los Teques. Sus flores predilectas: la azucena, el nardo y el jazmín.

#########################

Dos años antes de su muerte, la Madre Maria viaja a Los Teques a conocer la nueva fábrica para el noviciado en el barrio Quebrada de la Virgen. Al notificarle que nos aprestábamos a celebrar el cumpleaños de una Hermana con una pequeña velada, exclamó:
-Si es así, me quedo...
-Madre, pero va a ser en el segundo piso...
-No importa; hasta la azotea puedo subir.
Y así lo hizo. Había cumplido 90 años. Ya en la azotea divisa el tren de "El Encanto" a corta distancia, y ¡qué alegría manifestó!
-¡Qué lindo! Exclamaba emocionada recordando sus viejos tiempos de Maracay. Desde entonces, cada vez que iba a Los Teques, se apresuraba a pedir que la acompañaran a la azotea a las 8 a.m. para ver el tren.

#########################

Seis meses antes de su deceso, se fundó anexa al asilo Inmaculada Concepción de Maracay, la escuela, cuyo actual nombre se debe al supervisor, quien de visita en la misma, tuvo ocasión de conversar largo rato con nuestra Madre cerca del jardín. Al entrevistarse con la Hermana directora, le expresó: -¿qué necesidad tenemos de buscar nombres de santos de otros sitios para la escuela, si aquí mismo está una? Y le dio el nombre de "Madre María"

#########################

El 2 de junio de 1966, presenta fiebre alta. El médico diagnostica bronconeumonía y ordena reposo absoluto. Enseguida, recibimos la grata visita del Dr. Oscar Beaujón, insigne médico de Coro, Estado Falcón, administrador de su obra en aquella ciudad, quien solicita por favor tomar a la Madre una fotografía. Le advertimos su estado, pero él insiste. Ya en su lecho, pensamos que ella no aceptaría; sin embargo, al notificarle, dice: -Sí, que pase, y agrega con naturalidad al saber que se trata de una fotografía: -Arrégleme la esclavina. Días después, en un momento que quedó a solas con la Hermana enfermera, preguntó a esta. -¿Sabe Ud. dónde guardaron las fotografías? -Sí, le respondió. -Entonces, búsquelas y me las muestra, concluyó nuestra Madre.

IR A ANÉCDOTAS:
 Infancia  Adolescencia  Juventud  Madurez  Ancianidad