ANÉCDOTAS DE SU ADOLESCENCIA


Próxima la fecha de su primera comunión, al pasar frente a una casa en ruinas, oyó claramente una voz que le dijo:
-Donde está tu tesoro, allí está tu corazón.
Ella sin pensarlo dos veces, vivazmente respondió:
-En la Eucaristía está mi tesoro y allí está mi corazón.

#########################

El 16 de Julio de 1888, festividad de la Virgen del Carmen. A sus 13 años Laura vivió una mística experiencia que la marcará para toda su vida. Se encontraba en el templo de Maracay, ante el altar del santísimo y del Crucificado sumida en oración. "Día de grandes recuerdos -escribe- porque en ese día me inspiró el dulce Jesús del tabernáculo preguntarle: -¿Y no puedo yo unirme a ti como las demás mujeres a los hombres? Y aquel SI que sentí en el fondo de mi alma, no me dio -entonces- pleno conocimiento de lo que hice este gran día".

#########################

A los 5 meses , el 8 de diciembre del mismo año, hace su primera comunión en aquella iglesia, y ya bien instruida por el párroco, pronuncia en privado un voto de consagración a Dios 2que llenó mi alma de alegría indecible". "Desde entonces, me quité unos zarcillos que tenía desde que nací, regalo de mi abuela paterna, bonitos, con tres esmeraldas; grandes y así me los colocaron desde chiquita y los usé hasta esa edad" El guardapelo, sus pulseritas, sus amados crespos, su sortijita de siete diamantes, todo "lo ofrecí al pie de la Eucaristía, ante su altar". Me gustaban mucho las pulseras... "Desde entonces comenzó a observar los tres votos de pobreza, castidad y obediencia y bajó la mirada en actitud de modestia. Esta fecha significó su matrimonio con Jesús.

#########################

En medio de una familia común y corriente, ¿cómo guarda Laura la pobreza y la obediencia prometida? -Usaba lo que mi mamá me indicaba y comía lo que me servían. No hice nunca mi voluntad, sino lo que me mandaban. -Mientras Dios no pidiera algo distinto, por supuesto.

#########################

Es gusto de Don Clemente escuchar por las noches la lectura de la prensa de labios de su hija, quien para ello lo espera a veces rendida por el sueño. En una de esas ocasiones aprovecha para invitarla a una corrida de toros. Laura obedece, pero será la primera y última vez, porque para ella representó tal suplicio, que durante toda la faena no hizo sino cubrirse el rostro con el abanico. Su fina sensibilidad, rechazó este espectáculo.

#########################

A los trece años cuando aún no ha concluido sus estudios, funda en su casa una escuelita para niños pobres, a los que también enseña el catecismo.
Sus maestras, las Blanco, y Belén Pelgrón, a quien ella nombra como su "madre espiritual", la van ayudando a crecer en la vida de fe. Los primeros viernes de mes, Laura los dedicaba al retiro, a la oración. Pese a sus advertencia, su hermana Clemencia en tono de broma y por molestarla, cuando acudían niños ese día, decía en alta voz para que Laura oyera desde su retiro:
-Laura no los va a atender hoy porque está brava (enfadada)
Sin embargo, nada la hará desistir de su recogimiento; aunque le preocupaba la actuación de Clemencia , proseguía en su retiro, para ella tan apreciado.

IR A ANÉCDOTAS:
 Infancia  Adolescencia  Juventud  Madurez  Ancianidad